Santiago Maeso, la pasión por el baloncesto

Santi-2

Apasionado por el deporte desde que era niño, Santiago Maeso se decidió por el baloncesto con 16 años y acabó en la liga LEB. Todo lo que aprendió como jugador, lo quiso devolver luego como entrenador. Y después de 34 años entrenando, 14 de ellos en Baloncesto Torrelodones, su experiencia como formador es inestimable para el club.

Empezó entrenando en el club Claret de Segovia, Fuentelarreyna, CD Galapagar y Baloncesto Villalba, donde llevó al senior femenino al ascenso a la antigua primera nacional.

En Torrelodones ha entrenado prácticamente todas las categorías, desde minibasket hasta senior, coordinando minibasket y cantera grande. Aquí ha conseguido grandes éxitos: el 7º puesto en Campeonato de España y subcampeonato de Madrid con las Junior, asistiendo a Davor Matkovic; el subcampeonato de Madrid 2016 y ascenso con el senior autonómica masculino y algún ascenso de categoría con otros equipos de cantera.

Y, como jugador, todavía sigue disfrutando del baloncesto como el primer día, participando con el equipo Gasóleos Martín en la liga provincial federada de Segovia, "ya con más pena que gloria, para sudar un poco y juntarme con mis compañeros de época LEB."


Este año, además de dirigir un equipo Cadete masculino llevas la coordinación de todos los equipos. ¿Cómo encuentras el tiempo?

Haciendo malabares y optimizando todos los minutos del día al máximo. Es complicado porque, además, trabajo profesionalmente en otro sector. No obstante, con buena organización y mucho trabajo, junto con la ayuda de mi familia, intento aportar todo lo posible por mi parte.

¿Qué te motiva más como entrenador, lograr el éxito de un equipo o la formación de jugadores?

Sin duda la formación de jugadores me motiva mucho más. Los éxitos son efímeros y, además, son fruto del trabajo de formación con los jugadores, por tanto, una cosa lleva a la otra. No hay nada más gratificante que ver progresar a un jugador con nuestra ayuda, fruto de su trabajo diario y que él pueda percibirlo y disfrutarlo para verse mejor jugador.

Eres uno de los entrenadores del club con más experiencia, tanto en baloncesto masculino como femenino. ¿Crees que afecta al trabajo como entrenador de forma diferente trabajar con chicos o con chicas?

No veo ninguna diferencia. La mitad de los equipos que he entrenado eran femeninos y mi trabajo siempre ha sido igual con chicos que con chicas, sin distinción. Es más, tras trabajar muchos años con equipos masculinos y femeninos por igual, prefiero los equipos femeninos. El motivo es que veo a las chicas mucho más implicadas en los equipos a nivel grupal y generan un mejor ambiente de trabajo.

Desde tu experiencia, ¿cuáles son los valores personales que enseña el baloncesto, más allá de lo que se trabaja en la cancha?

Generosidad, esfuerzo, responsabilidad, autonomía, perseverancia, solidaridad, son, entre otros, valores personales muy enriquecedores para los chico/as que les servirán en su futuro como personas y profesionales a cualquier nivel. Sus experiencias en el baloncesto las recordarán siempre y les permitirá conservar amistades indestructibles.

Los entrenadores siempre pedís a los padres que os dejen hacer vuestro trabajo. Con dos hijas jugando en el club ¿te es difícil separar los dos papeles?

La verdad es que no. Siempre he tenido clara la línea de separación de ambos ámbitos y, además, tengo la suerte de que mi familia también lo ve así. Me lo ponen muy fácil.

¿En qué consiste tu trabajo como coordinador? ¿Cómo sirve de ayuda tu labor al desarrollo de los jugadores? ¿Cuál es el objetivo del trabajo conjunto de toda la cantera, en vez de hacerlo por equipos individuales?

Fundamentalmente en organizar y gestionar equipos, seguimiento de entrenadores y jugadores y toma de decisiones orientada a la mejora y progreso del jugador. Mi labor es de apoyo y guía a los entrenadores para conseguir que el trabajo con el jugador esté orientado a su progreso.

El objetivo del trabajo conjunto es fundamental. Debe haber una línea común de trabajo dentro del club a nivel formativo, lo cual, permite un mayor progreso y facilidad en la gestión de los equipos individuales. La llegada de Luis, nuestro director deportivo, ha impulsado, aún más, esta línea de trabajo, que ya veníamos desarrollando desde la época de Ivo Simovic y Dani Gómez.

Por último, ¿cómo ves a los equipos del club este año en las competiciones?

Estoy convencido de que este año nuestros resultados van a ser muy buenos, consolidando lo conseguido en las últimas temporadas. Estamos viendo una mejoría generalizada en resultados y esto es síntoma de que el trabajo conjunto antes mencionado da sus frutos y es el camino a seguir.


Uno contra uno

Última posesión para ganar el partido: ¿prefieres atacar o defender?
Atacar siempre.

Otras aficiones aparte del basket.
Viajar, cine, música, hacer puzzles, tocar instrumentos de percusión.

Tu comida favorita.
Algo de puchero y cuchara.

¿Cómo te enganchaste al basket?
Empecé tarde, a los 16 años, con la llegada a mi pueblo de Segovia de una escuela de baloncesto dirigida por Andrés Rodríguez, que fue el que me introdujo en este deporte ya sin vuelta atrás. Con él fui jugador a un nivel aceptable (LEB) y me saqué mi primer título de entrenador. Hasta entonces practicaba todos los deportes que tenía a mano en el pueblo: fútbol, balonmano, atletismo, frontenis…

¿Si no hubieras conocido el basket serias…?
Entrenador de cualquier otro deporte: rugby, balonmano, me considero formador y deportista y la ecuación es sencilla.

Libro o película preferida.
Libro: cualquiera de Jo Nesbo
Película: "La Vida es un milagro" de Emir Kusturica y "Hierro 3" de Kim Ki-duk.

Y relacionada con el basket o el deporte.
Libro: "I Am Charlotte Simmons" de Tom Wolfe y la biografía de Agassi ("Open").
Película: Hoosiers y Friday Night Lights (serie)

Eres de los que prefieren dar asistencia o hacer mate?
Siempre asistencia. Se trata de un juego de equipo e involucra a dos jugadores.

Tu equipo de basket preferido.
Baloncesto Torrelodones y los Golden State Warriors de la época de Don Nelson en los 90.

¿Qué valores te ha enseñado el baloncesto?
Todos los que he mencionado antes… y gran cantidad de amistades duraderas.

La vida puede ser maravillosa porque…
Siempre hay algo que te hace vibrar y emocionarte: un partido, una canción, una película, unas cañas con amigos, un viaje…
« Los mejores cadetes de Madrid en el PARTIDAZO
750 partidos de Davor Matkovic »